gibraltar-el-agujero-negro-de-la-hacienda-espanola

Moratinos abandona el Peñón con escasos avances fiscales

Gibraltar cumple todos los requisitos para ser paraíso fiscal. Cuenta con una tributación ridícula para las empresas foráneas, goza de secreto bancario y sus autoridades son reacias a intercambiar información con otras administraciones. Tres características que ayer apenas entraron en el debate entre el ministro de Asuntos Exteriores,Miguel Ángel Moratinos, y el ministro principal gibraltareño, Peter Caruana. Tan sólo la intención de negociar un intercambio mínimo de información fiscal.

El Peñón forma parte de la lista de paraísos fiscales que elaboró el España en 1991 y, a diferencia de otros territorios como Andorra o Luxemburgo, Gibraltar no ha realizado gesto alguno para salir de ella. Como era previsible, la histórica visita de Moratinos se saldó sin avances en cooperación fiscal.

La propia web del Gobierno del Peñón define a Gibraltar como territorio offshore, término inglés que se utiliza como sinónimo de paraíso fiscal. Por el momento, la presión internacional contra los países con secreto bancario no ha surtido efecto en Gibraltar, al menos en su relación con España.

De los 48 países que forman parte de la lista negra que el Gobierno español elaboró en 1991, 24 ya se han puesto en contacto en los últimos meses con la Administración española para firmar convenios de doble imposición que incluyan un intercambio efectivo de información. Es el trámite que permite salir de la lista de paraísos fiscales que elaboró en abril la OCDE.

Entre ellos, destacan países cercanos como Andorra, Chipre, Luxemburgo o San Marino. Suiza, que no forma parte de la lista española también ha llamado a las puertas de Hacienda para revisar el convenio de doble imposición a fin de incluir el intercambio efectivo de información y, así, ganarse el favor de la OCDE.

Por otro lado, España no reconoce la soberanía de Gibraltar y, por tanto, no puede firmar un acuerdo internacional. Fuentes delMinisterio de Economía explican que cualquier acuerdo debería producirse con autorización del Gobierno británico y no con los representantes políticos del Peñón. En cualquier caso, como apunta el portavoz de la organización de Inspectores de Hacienda, Francisco de la Torre, la economía gibraltareña pivota sobre su sector financiero y, a diferencia de otros países, no cuenta con alternativas.

Si finalmente Andorra aprueba un convenio de doble imposición con el Gobierno español, Gibraltar quedará como el único paraíso fiscal fronterizo con España. De la Torre apunta que más allá del problema de la evasión fiscal, Gibraltar supone un imán para el blanqueo de capitales.

La Costa del Sol del blanqueo

En todas las grandes operaciones contra la corrupción en la Costa del Sol, Gibraltar ha aparecido como lugar de destino preferente. De la Torre apunta que Andorra o Suiza, -que mantienen el secreto bancario- son más proclives a colaborar en temas graves de blanqueo de capitales, mientras que Gibraltar se cierra en banda.

Si bien con España no se ha producido ningún avance, el Gobierno gibraltareño firmó en mayo un acuerdo fiscal con EE UU. El hoy presidente Barack Obama presentó en 2006 -cuando era senador- un proyecto de ley para luchar contra los paraísos fiscales y Gibraltar aparecía en la lista negra de "jurisdicciones secretas extraterritoriales".

Cinco Días. 22 de julio de 2009.